gafas graduadas Consejos

Las gafas graduadas pueden ser de pasta, metálicas, nylon o al aire, siendo muy recomendable elegir el estilo teniendo en cuenta nuestra personalidad pero sin olvidar la importancia de la graduación.

En la actualidad, las gafas graduadas más vendidas son las de pasta grandes. Las metálicas y las de nailon están cayendo en desuso, mientras que las de “al aire” tienen un público fiel al que no gusta que se vean las monturas.

Gafas graduadas: consejos

Lo más importante a tener en cuenta para elegir unas gafas graduadas es el puente. Si no se ajusta bien a la nariz, esa montura aparte de quedar mal, siempre tendrá la incomodidad de caer hacia delante.

Las varillas también deben de quedar ajustadas alrededor de las ojeras. Siendo posible su modelación siempre y cuando no sean demasiado cortas.

Gafas graduadas según la prescripción

Según la graduación es más aconsejable elegir un estilo de montura para que estéticamente las gafas graduadas queden mejor.

– Para una hipermetropía alta: En estos casos la mejor elección será una montura redondeada de pasta. Así conseguiremos una lente más fina y por lo tanto menos peso y más comodidad.

– Para una miopía alta: Lo que se recomienda es una montura pequeña ya que las lentes miópicas son más finas en el centro y así resultará un cristal bastante más delgado.

– Para una hipermetropía media y una miopía media pueden elegir cualquier tipo de montura, incluso de nylon o al aire.

– Mientras que para ametropías bajas no es aconsejable usar gafas graduadas al aire o de nylon ya que las lentes se pueden romper por ser tan finas.

Las gafas graduadas semi-al aire llevan un nylon para sujetar a las lentes. Si son muy finas, no lo podrá realizar con estabilidad y las lentes se podrán caer.

Cuando vaya a elegir unas gafas graduadas, tenga en cuenta su graduación.