lentes de vista
Comprar gafas graduadas es una decisión muy importante ya que se van a tener que usar todos los días y a continuación exponemos nuestros consejos.

A la hora de comprar tenemos que saber nuestra graduación y para qué las necesitamos.

No es lo mismo requerir unas gafas para ver correctamente de cerca, que de lejos o en ambas distancias. Además, la graduación tiene una gran importancia para lograr una imagen lo más estética posible.

Comprar gafas graduadas progresivas

Si tenemos más de 40 años y no vemos bien ni de lejos ni de cerca, nuestra única solución pasará por unas lentes progresivas. Estas lentes son las únicas que nos permitirán ver tanto de lejos como de cerca con la misma gafa, pero tendrán que ser ligeramente altas  para conseguir meter ese tipo de lentes.

Si solo las necesita para leer, puede comprar unas pequeñas para conseguir ver por encima de ellas.

Comprar gafas graduadas con graduación elevada

Cuando una persona tiene una miopía muy elevada de 7 o más dioptrías, aparte de reducir las lentes, se aconseja elejir unas monturas pequeñas ya que el cristal miope es más fino en el centro y más gordo en los extremos.

Así la lente, será más fina y pesará menos. Y tendremos unas gafas bastantes más prácticas y cómodas.

Y si la persona tiene una hipermetropía muy elevada de 6 o más dioptrías, se aconseja las formas redondeadas, además de adquirir unas lentes muy reducidas y asféricas.

Las lentes de hipermetropía son más gruesas en el centro y menos en la periferia, por eso siempre se recomienda unas gafas redondeadas.

Consejos

Cuando se tiene elevada graduación o una piel muy sensible, las de pasta puede ser una muy buena elección ya que la superficie de contacto con la nariz es amplia y suele ser muy cómoda.

Si se tiene una graduación media o baja, casi todas las gafas con tamaño óptimo pueden dar una gran experiencia.

[ratingwidget]