Mensuales

Mostrando todos los resultados (4)

Una de sus mejores ventajas de usar lentillas mensuales es que ahora apenas necesitan mantenimiento siendo más fácil que nunca. Normalmente solo se necesita la solución y el portalentes.

Por otra parte, las desechables diarias ni siquiera requieren ese mantenimiento ya que se descartan al final de cada jornada.

Lentillas mensuales silicona:

Son fáciles de poner. Muchas personas que nunca han utilizado lentes de contacto muestran grandes reticencias porque piensan que no aprenderán a colocárselas en el ojo. Nada más lejos de la realidad: con muy poca práctica y siguiendo las instrucciones del óptico-optometrista, pronto se dan cuenta de que resulta muy fácil y no ocasiona ninguna molestia.


Su uso apenas entraña riesgos. Utilizar lentes resulta muy seguro si la persona respeta las indicaciones de su óptico-optometrista en cuanto a pautas de mantenimiento y reemplazo. De este modo, se consigue minimizar el riesgo de infecciones y otros problemas oculares.

De hecho, en torno a las lentes de contacto siempre rondan una serie de mitos e ideas irracionales, como la posibilidad de que la lente se desplace y se quede atrapada en la porte posterior del ojo. Esto es imposible, ya que existe una membrana entre la parte anterior y la posterior.

Protegen frente a la radiación ultravioleta. Algunas lentillas de silicona ofrecen protección frente a la radiación ultravioleta del sol, que se asocia con un mayor riesgo de cataratas y otros problemas oculares. De todos modos, esto no quiere decir que no se necesite utilizar gafas de sol para proteger las zonas que no están cubiertas como el resto del ojo y los párpados.

¿Puedo usar lentillas mensuales?

La mayoría de las personas que necesitan corrección óptica pueden llevarlas sin problemas. Los nuevos materiales y técnicas de fabricación han hecho que las lentes sean más cómodas, seguras y fáciles de usar. Sin embargo, en algunos casos, la existencia de un problema visual podría dificultar el uso de las lentillas, así como la tendencia a padecer conjuntivitis, infecciones oculares o sequedad, o el hecho de trabajar en un ambiente lleno de polvo o productos químicos.
Pueden venir definidas por su uso. Las anuales son mucho más gruesas que las diarias, además de tener características mucho más definidas.

Las lentes de contacto pueden variar por el material. Los nuevos materiales de silicona parecen ser más cómodos y biocompatibles con los ojos. Mientras que los convencionales pueden fastidiar en algún aspecto la fisiología de la córnea sino se respetan las horas de uso.

Hay otro material muy importante llamado proclear, que es el único reconocido por la FDA para intentar tratar los síntomas del ojo seco. Las lentillas de silicona son las más compatibles pero con los ojos secos suelen pegarse y ensuciarse en demasía.

Otra característica muy importante es el radio base llamado Rc. Puede ser 8.3, 8.4, 8.6, 8.9… Refiriéndose a la curvatura de la lente para coincidir perfectamente con la forma corneal.

En la actualidad con las lentillas blandas a penas se tiene en cuenta el diámetro de la lentillas pues casi en todos los casos, este parámetro siempre es igual.

Lentillas: Consejos para su uso correcto

Se tiene que usar como recomiende el fabricante. Las diarias no necesitan conservación y se pueden usar al menos ocho horas.

Mientras que las mensuales requerirán un líquido de mantenimiento; Sus horas de uso puede variar de 8 o más dependiendo si están constituidas con material de silicona.

Antes de comprar lentes de contacto, tienes que estar muy informado por un profesional de la visión y si deseas cambiar, tendrás que realizarlo bajo el control de un especialista contactólogo.