Progresivas

Mostrando todos los resultados (3)

Las lentillas progresivas sirven para corregir lo que se conoce como vista cansada o incapacidad para ver los objetos cercanos. Se prevé que en el año 2018 sean las lentillas más vendidas del mundo.

Los pacientes présbitas inundan el mercado y la adaptación de las lentillas progresivas es una manera inteligente para mejorar los servicios ópticos que ofrecemos en nuestro lugar de trabajo.

Lentillas progresivas para presbicia

En el pasado, los pacientes con vista cansada no han tenido demasiadas opciones para usar lentes de contacto. Como resultado, el uso de lentillas disminuye entre los pacientes mayores de 45 años, ya que a esa edad necesitan ayuda para ver de cerca.


La buena noticia es que ahora hay una gran cantidad de lentes progresivas disponibles.

Lentes de contacto progresivas: Cómo funcionan

Concéntrese en sus pacientes: Ellos deben de ayudarle para conocer si son los mejores candidatos para usar progresivas y le deberán contestar a preguntas como: ¿Tiene todo lo necesario para ver con nitidez y comodidad? ¿Necesitas ver de cerca? ¿Con su estilo de vida prefiere ir sin gafas?

Aprenda a comprender a los présbitas: Colocar las primeras pueden ser un reto. Aproveche los consejos del fabricante para asegurarse de que sus pacientes son aptos desde el primer momento.

Seguimiento: Los clientes usuarios necesitarán un seguimiento solo para asegurar que la corrección de la visión es ideal para ellos. A los días de seguimiento, los profesionales de la visión podrán recomendar otra modalidad de uso diferente o ajustar la recepta óptica, basándose sobre todo en el estilo de vida del paciente.

Si la persona no desea hacerse responsable del mantenimiento, se le puede recomendar unas lentes de contacto diarias para que las deseche una vez retiradas. Y si la persona necesita llevarlas muchísimo tiempo se le puede recomendar el uso lentillas de silicona. O si tiene los ojos secos, se puede intentar adaptar el material proclear.
Tu óptico-optometrista te asesorará acerca de la mejor opción, que te permita ver de cerca, de lejos y a distancias intermedias, con total comodidad y sin la necesidad de llevar gafas.
Las lentes de contacto multifocales son una buena opción que se adaptan a los estilos de vida actuales. Existen diferentes tipos de reemplazos. Probablemente las lentes diarias constituyen la modalidad de uso más cómoda y saludable para el ojo: supone eliminar todo el proceso de limpieza y mantenimiento, con el correspondiente ahorro y flexibilidad de uso.

Los usuarios tienen la posibilidad de decidir si usan las lentes de contacto toda la jornada, durante una parte de ella o solo en ocasiones especiales, es decir, tú decides cuándo usarlas, de forma habitual o de forma ocasional cuando sales a cenar o practicas deporte.

Ventajas de las lentillas progresivas

  • Permiten ver desde todas las distancias sin depender de una gafa de cerca.
  • Libertad de movimiento para cualquier actividad, deporte, conducción, etc.
  • Campo visual completo en todas las situaciones, que no queda limitado al marco de la gafa.
  • Se mueven conjuntamente con el ojo, por lo que la persona está siempre mirando a través del centro de la lente.
  • En el caso de las gafas, esto no es así, por lo que se producen distorsiones cuando uno mira hacia un lado girando el ojo.
  • Flexibilidad de uso: puedes usarlas todos los días o de forma ocasional.
  • Fácil mantenimiento, ya que existen de usar y tirar y no tienes que preocuparte de su cuidado.

Hoy en día, casi todo el mundo puede llevar lentillas progresivas. Y normalmente, se consigue con una adaptación de tres a cuatro días, una visión y una comodidad excelente.

Las lentillas cubren casi todas las graduación, tanto miopía, hipermetropía y hasta el astigmatismo.