Degeneración macular asociada a la edad

DMAE

La degeneración macular es una enfermedad retiniana que afecta a la visión central dónde se alcanza la agudeza visual máxima.

Esta degeneración afecta preferentemente a la población anciana, generalmente es bilateral, aunque el grado de afectación de cada ojo no es necesariamente simétrico.

El aumento actual en la expectativa de vida conlleva a un progresivo envejecimiento de la población con el consecutivo aumento en la detección de esta enfermedad.

La incidencia aumenta drásticamente en personas mayores de 65 años.

Degeneración macular: Causas

Además de la edad se han propuesto múltiples causas o factores de riesgo para el desarrollo de la enfermedad, entre las más aceptadas tenemos los antecedentes familiares, factores sistémicos como la hipertensión, diabetes, tabaquismo, obesidad etc.

Factores ambientales como la exposición excesiva a la luz, factores oculares, hipermetropía, baja pigmentación ocular etc.

De todas maneras las causas exactas que desencadenan la enfermedad se desconocen, por lo que es muy difícil prevenir la aparición de la misma.

Sin embargo una detección precoz puede ser muy importante, ya que determinados casos pueden beneficiarse de un tratamiento con láser.

DMAE: Síntomas

El síntoma fundamental es la pérdida lenta y progresiva de la visión central.

Al principio de la enfermedad esta disminución puede pasar desapercibida pero a medida que avanza los pacientes se quejan de dificultad para realizar cualquier actividad en visión próxima especialmente en la lectura, el paciente se queja de que ve manchas, o que su visión es borrosa o distorsionada, a menudo refiere que durante la lectura le desaparecen algunas letras en las palabras, dificultad para escribir, coser.

Estas personas también se quejan de deslumbramiento, dificultad en la adaptación a la oscuridad etc.

Degeneración macular: Tratamiento

Es diferente según la forma de degeneración, en la atrófica no existe ningún tratamiento efectivo para detener o mejorar su evolución.

En la exudativa que se caracteriza por la presencia de vasos sanguíneos anormales se puede tratar con fotocoagulación con láser de argón.

Sin embargo este tipo de láser produce una quemadura y dependiendo de la zona macular a tratar puede estar contraindicado, debido a que puede empeorar la agudeza visual de estas personas que ya la tienen disminuida.

En la actualidad existe un tratamiento muy esperanzador para estos pacientes afectados de degeneración macular exudativa o húmeda, es la Terapia Fotodinámica con Visudyne. Su objetivo es conservar la visión y evitar la progresión de la enfermedad hacia la ceguera.

El tratamiento se realiza de la siguiente manera, se inyecta durante 10 minutos por vía intravenosa la dosis de Visudyne (Verteporfino) indicada para cada paciente (6 mg./m2 de superficie corporal).

Este fármaco es fotosensible y se acumula de forma selectiva en los vasos anormales presentes en la mácula.

Una vez transcurridos 15 minutos de la administración, el Visudyne es activado con un Láser especial que se aplica al ojo concretamente sobre la mácula durante 83 segundos.

La finalidad es eliminar los neovasos presentes son los responsables de la pérdida de visión.

Los resultados son muy alentadores, en un gran número de pacientes se ha conseguido frenar la progresión de la degeneración macular, y en muchos incluso se ha conseguido una mejoría en su agudeza visual.
Degeneración macular

Degeneración macular en la actualidad se prefiere llamar Degeneración Macular pues cada vez aparece en edades más tempranas.

La DMAE afecta a un 10% de la población mayor de 65 años. Lo que representa la primera causa de ceguera en los países desarrollados por encima de edad.

  • Patología:

En sus inicios se suele apreciar pequeños depósitos redondeados, elevados, amarillos y bien delimitados.

Estas lesiones son conocidas como drusas e indica un mal funcionamiento del epitelio pigmentario, que es incapaz de renovar el material de la membrana de los fotorreceptores, acumulándolo debajo de la membrana de Bruch y provocando la muerte del epitelio pigmentario.

Clínica de la Degeneración macular:

La DMAE se manifiesta con mayor frecuencia entre la población con poco pigmento, ojos claros, arteriosclerosis, expuesta a los rayos UVA y al tabaco.

Las drusas es el primer signo clínico y tienen dos etapas:

  1. La forma no exudativa o seca:

Suele ser unilateral. Es la más frecuente (cerca del 90% de todos los casos). El paciente pierde progresivamente la visión central y el campo.

En el fondo de ojo se observan drusas, cambios pigmentarios y una zona atrófica justo en la mácula.

  1. Degeneración macular exudativa:

Es la forma más grave y supone el 10% de los casos. Se suele iniciar con la aparición de drusas pero la AV disminuye drásticamente en muy poco tiempo. En la mácula aparecen neovasos de origen coroideo que dejan escapar líquidos y sangre.

  • Cuadro clínico:
  • Metamorfósias o moscas volantes.
  • Aparición de una cicatriz disciforme macular.

Añade tu comentario

Pago Seguro

Precio Mínimo

Envío Gratis