Epiescleritis: Definición y síntomas

epiescleritis
La epiescleritis es una inflamación de la episclera en el territorio comprendido entre la inserción de los rectos y el limbo, a menudo bilateral y de carácter “benigno”.

Afecta a las mujeres con una frecuencia superior (2/1). La edad de máxima aparición se sitúa entre los 30 y los 40 años.

Epiescleritis: Síntomas y tratamiento

El comienzo suele ser agudo, con un enrojecimiento que afecta por lo general a un cuadrante del ojo (forma difusa) o bien aparece una elevación hiperémica, redondeada y circunscrita (forma nodular).

La instilación de una gota de adrenalina “blanquea” la hiperemia.

El cuadro remite espontáneamente, pero con frecuencia recidiva. Puede dejar como secuela una cicatriz pigmentada con la conjuntiva adherida. Mejora con corticoides tópicos o con indometacina.

¿Qué es la epiescleritis?

Es una inflamación autolimitada, recurrente e idiopática del tejido episcleral que no pone en peligro la visión.

Los síntomas son hiperemia localizada en el área del bulbo, irritación y gotitas de lágrimas. El diagnóstico se hace clínicamente. La terapia es sintomática.

La epiescleritis en adultos jóvenes es más común en las mujeres.

Es en su mayoría idiopática, pero también puede estar asociada con colagenosis y raramente con enfermedades sistémicas graves.

El ojo está algo irritado. También hay un punto rojo claro (epiescleritis simple) directamente debajo de la conjuntiva. También puede estar presente un nódulo elevado, edematoso e hiperémico (epiescleritis nodular). La conjuntiva del párpado es normal.

La epiescleritis difiere de la conjuntivitis en que la hiperemia se limita a un área limitada del bulbo, el goteo de lágrimas es mucho más débil y no hay fugas.

Se puede distinguir de la escleritis por la falta de fotofobia y el dolor intenso.

El cuadro clínico es autolimitado y, por lo general, no se justifica una evaluación diagnóstica de las enfermedades sistémicas.

Un corticosteroide local (p.ej. acetato de prednisolona 1%, 4 veces al día durante 7 días con reducción gradual de la dosis durante 3 semanas) o un antiflogístico no esteroide (p.ej. diclofenac-Na-AT) suelen acortar el episodio.

Los corticosteroides suelen ser recetados por un oftalmólogo. Los vasoconstrictores tópicos (por ejemplo, tetrahidrozolina) para mejorar la apariencia son opcionales.

La epiescleritis es una inflamación de la episclerótica.

Se trata de una capa de tejido conectivo suelto con un alto suministro de sangre, que separa la esclerótica (dermis) de la túnica conjuntiva (tejido conectivo) en el borde delantero del ojo.

  • Ocurrencia

La epiescleritis puede ocurrir en enfermedades autoinmunes sistémicas o vasculitis, por ejemplo, lupus eritematoso sistémico, esclerodermia, enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa o poliartritis crónica primaria (PCP). Sin embargo, a menudo no se encuentra ninguna enfermedad sistémica subyacente en la epiescleritis, a diferencia de la escleritis grave.

  • Clínica

Se hace una distinción entre la epiescleritis nodular y la difusa:

En la forma nodular, se produce un nódulo lenticular, desplazable y preso-dolente. La esclerótica se enrojece por sectores.
La epiescleritis difusa impresiona clínicamente como conjuntivitis aguda, sin embargo, se puede determinar una expansión profunda de la inflamación durante el examen con lámpara de hendidura.

  • Terapia

Para el tratamiento sintomático, se pueden administrar gotas oculares esteroideas a corto plazo (cueva: glaucoma, cataratas como efecto secundario) o fármacos antiinflamatorios no esteroideos locales (AINE).

La epiescleritis a menudo desaparece espontáneamente.

El objetivo del tratamiento es inhibir la inflamación y aliviar los síntomas. En los casos leves, no se requiere ningún tratamiento, ya que la enfermedad suele curarse por sí sola.

A menudo se trata para lograr una reducción más rápida de la inflamación.

Para este propósito, se administran gotas oftálmicas que contienen corticosteroides o gotas para los ojos con otro agente antiinflamatorio.

Esto alivia los síntomas y generalmente reduce la inflamación en tres o cuatro días.

  • Pronóstico

Es una enfermedad común y generalmente desaparece en una o dos semanas sin daño duradero. Sin embargo, después de la episcleritis, el riesgo de recurrencia en el futuro aumenta.

El mismo tratamiento puede ser utilizado de nuevo con un éxito comparable.

Añade tu comentario

Pago Seguro

Precio Mínimo

Envío Gratis