GAFAS DE PASTA

Las gafas de pasta se han impuesto en la moda actual. En la actualidad, prácticamente se han dejado de usar las de metal o las sin montura.

Hace un tiempo, nadie quería ir con gafas. Y todo el mundo elegía monturas finas e inapreciables.

Sin embargo ahora, lo que más se llevan son las monturas de pasta. A ser posible grandes y gruesas para modificar los rasgos faciales, y así conseguir una mirada nueva.

Gafas de pasta: Ventajas

Son muy recomendables en los clientes que tienen altas graduaciones.

  • Sus dos principales ventajas son:

– Mejoran la estética ya que al tener los bordes gruesos, ocultan los laterales de las lentes.

– Y además, mejoran la comodidad. Cuanto más graduación se tenga, mayor va a ser el peso. Y como tienen más superficie de contacto, reparten mejor el peso y así mejoran de forma significativa el confort.

Aunque en estos momento, este tipo de monturas se utiliza como primera opción, sin tener en cuenta la graduación.

Los diseñadores han establecido líneas grandes y transgresoras para darnos la oportunidad de tener una mirada muy diferente a lo que se acostumbraba hace unos pocos años.

La desventaja de las gafas grandes es su elevado peso. Por lo tanto, en las ametropías altas, se debe recomendar con un tamaño relativamente pequeño.

Monturas de pasta: Tipos

En realidad, solo hay un tipo de pasta. Pero se confunde con el material de inyectado.

Las gafas de inyectado a simple vista, son como las de pasta pero con un peso bastante más reducido.

Es un material muy económico, muy difícil de moldear y se rompe con mucha facilidad. Se debería de evitar.

Mientras que las gafas de pasta normales son muy resistentes, moldeables y pueden durar varios años en perfecto estado.
[ratingwidget]