montura de sol etnia barcelona

Las gafas de sol se tienen que usar siempre ya que los rayos dañinos UV pueden causar fotoqueratitis, pinguéculas o daños permanentes en la retina.

Los rayos ultravioletas (UV) están un poco mas lejos de la parte violeta del espectro de la luz visible. Siendo la luz visible su principal fuente.

La luz ultravioleta se divide en tres tipos: UVA, UVB y UVC.

 

  • Los rayos UVA tiene mayor longitud de onda y pasa fácilmente a través del vidrio, los expertos no se ponen de acuerdo acerca de si son dañinos para los ojos.
  • Los rayos UVB son los más peligrosos. La protección solar evitan su paso.
  • Los rayos UVC no llegan a la Tierra gracias a la protección de la atmósfera.

Las gafas de sol tienen que ser usadas tanto en los días soleados como en los nublados, ya que los rayos uva atraviesan las nubes y afectan a los ojos de igual manera. En lugares como la nieve, el agua, la arena o incluso en la conducción, es muy importante ya que aumentan considerablemente los deslumbramientos y los reflejos. Y en zonas de gran altitud, en países ecuatoriales o cuando se ingesta medicación con efectos secundarios para los ojos, aumenta considerablemente la entrada de rayos UV a la retina.

Las personas con cataratas o que han sido operadas, las que padecen degeneración macular o distrofias en la retina, deben de usar gafas de sol siempre.

Gafas de sol y lentillas

Las gafas de sol se tienen que usar para evitar daños en los ojos, mientras que algunas lentillas proporcionan protección UV pero sin cubrir todo el ojo, por lo tanto aún se necesitaría las gafas.

Busque monturas que protejan desde 99 hasta 100 por ciento de los rayos UVA y UVB. Esto viene etiquetados como “UV 400”, que bloquea todos los rayos de luz con longitudes de onda de hasta 400 nanómetros. (Esto cubre todos los rayos UVA y UVB.)

Además, es posible que desee considerar unas gafas de sol que protejan los rayos que entren por el lateral.

Gafas de sol y sus lentes

Para elegir la lente correcta, sería aconsejable comentárselo al óptico para que nos recomendara la tonalidad que mejor visión nos va a dar dependiendo de la actividad que vamos a realizar.

Las lentes que bloquean la luz azul son de color ámbar. Se cree que la luz azul es la más dañina para los ojos y por eso, las lentes de color ámbar podrían disminuir el riesgo a sufrir degeneración macular. Además, estas lentes son famosas entre los esquiadores, cazadores, navegantes y pilotos ya que aumentar el contraste.

Las polarizadas y con tratamiento antirreflejo reducen el deslumbramiento, mejorando la visión. En particular, las gafas polarizadas son muy recomendables para aquellos que realizan deportes acuáticos o de nieve.

El tratamiento antirreflejo reduce el deslumbramiento producido por la luz reflejada en la superficie posterior de las lentes.

Los recubrimeintos en las lentes espejo, limitan la cantidad de luz que entran en los ojos por lo tanto suelen aumentar la comodidad.

Los revestimientos de espejo son altamente reflectantes, aplicados a la superficie frontal de las lentes para reducir la cantidad de luz que entra en los ojos.  Estas monturas son especialmente beneficiosas para realizar actividades en condiciones muy brillantes, como puede ser esquiar en la nieve en un día soleado.

En la actualidad, las gafas de espejo se pueden elegir de cualquier color, así como en plata, oro o cobre.  La elección del color es puramente estética. El color que elija para el espejo no influirá en la percepción de los colores – es el color de la lente tintada bajo la capa de revestimiento la que determinará la percepción.

Con lentes degradadas están teñidas de arriba hacia abajo, de modo que la parte superior es más oscura. Estas lentes son buenas para la conducción ya que con la parte superior protegen a los ojos, mientras que con la inferior, permiten ver totalmente claro el coche.

Y también existen las gafas fotocromáticas que ajustan su nivel de oscuridad, dependiendo de la cantidad de rayos UV que haya.

Gafas de sol y rayos infrarrojos

Los rayos infrarrojos se encuentran más allá de la parte roja del espectro de luz visible.  Aunque la radiación infrarroja produce calor, la mayoría de los expertos coinciden en que los rayos infrarrojos del sol no suponen un peligro para los ojos.
[ratingwidget]