GAFAS DE VER

Las gafas de ver pueden ser de pasta, metálicas, semi al aire o al aire. Y se utilizan para corregir las ametropías comunes como la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo.

Las gafas fabricadas con material de pasta son las más cómodas y con las que se obtiene una mejor estética, ya que cuando existe una graduación alta, la pasta disimula el grosos de las lentes.

Y además, el peso se reparte de forma más equilibrada consiguiendo un mayor confort.

Gafas de ver: Otros tipos

Las monturas al aire son las más sencillas. Están compuestas por dos varillas y un puente sujetos a las lentes mediante taladros.

Esto da como resultado unos modelos muy ligeros y prácticamente desapercibidos. Pero se pueden convertir en su contra, si se necesita una alta graduación. Por lo tanto, en este caso no serían recomendables.

Las gafas semi-al aire tienen las mismas características y recomendaciones. Su única diferencia es que en su parte superior disponen de montura y las lentes se encuentran sujetadas mediante un nailon.

El último modelo que nos queda por ver, es el metálico. Consiste en una montura completa, fabricada con metal y apoyada en la nariz mediante plaquetas. Suele seguir un estilo clásico con una resistencia extrema, pero con una comodidad limitada.

Gafas de ver: Actualidad

Las gafas de vista que más se llevan en este momento, son las de pasta. Aparte de sus características de resistencia y comodidad, también disponen de estilos llenos de originalidad.

La moda óptica ha elegido el material de pasta por su capacidad de moderación; sus modelos cuadrados o circulares son capaces de atenuar la fracciones faciales, mejorando en gran medida la imagen personal.

La línea Wayfarer, los ojos de gato, puentes en herradura, formas circulares, alas de mariposa… Son los estilos más vanguardistas en lo que se refiere a la moda.
[ratingwidget]