oakley-9181Las gafas deportivas son fundamentales para prevenir los riesgo de lesiones oculares cuando se practica deporte.

Deben reunir una adecuada protección visual contra la luz solar y estar fabricadas con materiales resistentes a impactos, antialérgicos y ligeros. La garantía de seguridad la ofrece la Certificación CE, que debe figurar en la montura y en las lentes.

Según datos de la Sociedad Española de Oftalmología (SEO), la cuarta parte de las 72.000 personas que sufren traumatismos oculares cada año se lesionan durante la práctica deportiva. Y esas estadísticas aumenta hasta cerca del 50% en el caso de los niños, pudiendo erradicarse usando gafas deportivas.

La realidad es que la ejecución de deportes conlleva riesgos de diversa índole para la salud visual. Y si bien dentro del ámbito laboral, la cultura de la protección hace ya años que se ha impuesto de forma generalizada, apoyada por las normativas vigentes, en el ámbito deportivo queda mucho camino para establecer a las monturas deportivas como algo cotidiano.

Gafas deportivas: Riesgos

Previenen los riesgos oculares principales en la práctica de deportes como el de impacto o el derivado de la exposición prolongada a la radiación ultravioleta proveniente del sol.

El riesgo de impacto en la zona orbitaria, es pasado por alto por muchos deportistas. Pero las estadísticas ponen de manifiesto que la mayor parte de las heridas en los ojos en este ámbito se producen en deportes tan cotidianos como el fútbol, baloncesto o tenis. (Entonces por qué no se usan)

Gafas deportivas en los deportes

En efecto, en España el fútbol es el deporte que mayor número de traumatismos oftálmicos produce (39%). Pese a ello, rara vez veremos algún jugador de primera o segunda división usando gafas.

En Estados Unidos, el baloncesto es la principal causa de lesiones oculares deportivas entre los 15 y los 24 años. Le siguen los deportes de raqueta como el tenis, pádel y squash.

Y en los deportes al aire libre, especialmente en un entorno de nieve y en deportes náuticos, cobra mucha importancia la elección del filtro solar en los cristales.

Al no usarlas nos encontramos con heridas derivadas del impacto, pueden ser leves, como las erosiones corneales o laceraciones conjuntivales, que se resolverán en pocos días con lubricantes, pomadas y vendajes.

Pero un traumatismo severo puede producir una catarata, un desprendimiento de retina, un glaucoma e incluso la fractura de los huesos de la órbita con desplazamiento o rotura del globo ocular.

Todas estas lesiones requerirán una intervención quirúrgica, con pronóstico más o menos favorable en función del daño causado. En algunos casos la enucleación (extirpación del ojo) es inevitable y recordar que todos estos problemas se pueden evitar usando unas monturas homologadas para el deporte, de ahí su importancia.

Gafas deportivas Oakley:

Son muy aerodinámicas para conseguir un ajuste perfecto en el usuario y así poder ofrecer comodidad, hasta cuando se realizan los movimientos bruscos típicos del deporte.

Son imprescindibles en deportes de variado calado como pueden ser el ciclismo, la escalada o la natación.

Para todos los deportes practicados al aire libre, son muy importantes para proteger a la retina de los rayos uva. Y más en deportes en los que los rayos uva multiplican su acción debido a los reflejos producidos por el agua o la nieve.

En los deportes acuáticos es también muy importante su utilización para proteger a los ojos del cloro o de la sal, ambos sumamente irritantes para las conjuntivas oculares.

Las personas con defectos refractivos que desean practicar deporte viendo correctamente tiene dos opciones, o usar lentes de contacto o usar unas monturas deportivas graduadas.

La opción de las lentillas puede ser la más recomendada por la libertad de movimiento, pero si se tiene una córnea irregular, un ojo muy sensible o simplemente es para usarla en ambientes sucios… Entonces la mejor opción se convierte en el uso de unas gafas Oakley.

Se pueden graduar con cualquier tipo de prescripción. Es muy recomendable siempre usar unas lentes de policarbonato ya que es el material más resistente a los impactos. Supuestamente nunca se puede romper.

Estas monturas suelen ser grandes y de pasta, con una cinta trasera para conseguir el ajuste perfecto. Impidiendo su movimiento cuando se llevan a cabo los movimientos bruscos típicos del deporte.

En los deportes de piscina, las gafas son como las normales pero viene desde la fábrica con los cristales graduados.

Cuando son niños para jugar a diferentes deportes, se suelen usar de pasta muy anchas, resistentes a cualquier golpe.

Las monturas deportivas graduadas pueden ser una alternativa a las lentillas. Hay deportes como la natación en las que no son recomendadas y además, no todas las personas pueden usar lentes de contacto.

Las gafas deportivas graduadas son de una gruesa pasta y muy resistentes a los golpes. Suelen incorporar una goma elástica en sus varillas para conseguir una perfecta adaptación de la montura a las facciones faciales de cada usuario.

Graduarlas es muy aconsejables en niños pequeños que realizan deportes como el fútbol o el baloncesto y por su edad, aún no pueden usar lentillas. Las lentes de contacto son recomendadas a partir de los 16 años ya que a esa edad, el ojo esta totalmente formado.

Si el niño hace algún deporte acuático como natación o waterpolo, puede utilizar gafas deportivas graduadas especiales para la piscina. E incluso, venden líquidos para su limpieza que impide el empañamiento de las lentes.

¿Lentillas o gafas deportivas?

Para los deportes de contacto, las gafas pueden ser un engroso. O incluso, en aquellos deportes que necesitan prendas de protección como el Rugby o el motociclismo.

En estos casos, es muy recomendable las lentillas, pero cabe la posibilidad que la persona no las pueda usar. Puede tener una geometría diferente en su córnea o muy poca lágrima, imposibilitando el confort con el uso de las mismas.
Por lo tanto, hay casos en los que los deportistas con graduación, estarán obligados a usar unas gafas deportivas graduadas.

Normalmente, las gafas deportivas tienen un precio ligeramente superior a las normales. Se pueden comprar en cualquier óptica, eligiéndolas por catálogo. Como sus ventas suelen ser poco frecuentes, pocas ópticas darán la posibilidad de probarlas.

Los cristales recomendados serán siempre de policarbonato. Este material es irrompible y jamás se podrá partir cuando reciba algún golpe.

[ratingwidget]