Gafas progresivas afflelou

Las lentes progresivas han constituido uno de los avances más importantes en la historia de la óptica. En 1959 fueron presentadas en París con el nombre de Varilux.

En un primer momento surgieron dudas sobre su adaptación y pronto comenzaron a mejorar ese inconveniente. En aquella época, Francia tenía dos grandes empresas de óptica: Essel con las lentes Varilux y Silor con el material orgánico Orma.

En 1972 se unieron estas dos empresas para formar Essilor, ofreciendo unos progresivos realmente cómodos tanto por su calidad visual como por su peso reducido.

Siendo considerado como el momento, en el que las gafas progresivas se convierten en una opción visual entre todos los présbitas.

Lentes progresivas: Funcionamiento

Fueron inventadas para satisfacer las necesidades visuales en aquellas personas, que necesitan ver correctamente en todas las distancias y con una sola gafa.

Por lo tanto son unos cristales diseñados de tal manera, que producen la posibilidad de tener diferentes graduaciones en una misma superficie. Y así, con las mismas gafas se consigue ver nítido en todas las distancias.

A partir de los 40 años no se consigue ver bien de cerca, ya que es una causa fisiológica por la que pasan todas las personas.

En ese momento de la vida, solo se puede ver correctamente en todas las distancias usando unas gafas o lentillas progresivas.

Lentes progresivas: Características

La ventaja más evidente es su capacidad para cubrir todas las distancias visuales. Por lo tanto, podemos afirmar de que es una lente muy práctica y por eso, la favorita de millones de personas.

Debido a sus características, la zona superior de la lente sirve para la visión de lejos y la de abajo para cerca. Mientras que la intermedia es para las demás distancias.

Por lo tanto, el usuario necesita una pequeña adaptación para aprender a mirar justo por dónde obtendrá la mejor visión en dicha distancia.

Y su gran inconveniente es que por los laterales de las lentes progresivas, siempre se verá relativamente mal.

¿Relativamente mal? o ¿Muy mal?

Todo dependerá de la calidad. No es lo mismo ir con unas gafas progresivas de oferta – con unos cristales de muy baja calidad, que con unos progresivos tallados con la última tecnología.

Cuanto más calidad tengan las lentes progresivas, mayor será el espacio por dónde habrá una visión nítida y así, su adaptación será mucho más fácil.

En la actualidad, las grandes empresas ópticas tienen estudios dónde demuestran que sus cristales de alta calidad no tienen inadaptaciones.

Esa frase recurrente entre clientes de: “Yo no quiero progresivos pues ya los utilicé y no fui capaz de acostumbrarme” está totalmente desterrada con la nueva generación de progresivos.

Todas tienen un pequeño dibujo escrito a láser para dejar constancia de su marca-calidad, así como de la adición.

Estas marcas son muy importantes para que el óptico conozca la calidad exacta del progresivo además de evitar engaños, ya que todas las lentes a simple vista son iguales.

Cuando en una óptica os hablen de calidad, no se están refiriendo a los tratamientos de endurecido, antirreflejo, fotocromático… Sino a la amplitud visual.

En las lentes progresivas es mucho más importante la tecnología utilizada en el tallado de la lente, que los tratamientos.
[ratingwidget]