lentes de contacto

Las lentillas de contacto son consideradas como productos sanitarios cuya utilidad es lograr una visión excelente sin la necesidad de utilizar gafas.

Pueden corregir todas las ametropías como la miopía, hipermetropía o el astigmatismo e incluso logran mejor visión cuando se dan patologías como la miopía magna (graduación muy elevada) o el queratocono (córnea deformada con un astigmatismo muy elevado).

Las lentillas de contacto nunca pueden convertirse en el sustituto de las gafas ya que los ojos necesitan descansar pero si que logran un mayor confort, junto con una mejor calidad visual.

Lentillas de contacto: Tipos

Pueden ser anuales, mensuales o diarias, dependiendo de la frecuencia de reemplazo.

  • Diarias: Son las lentillas de contacto con una duración de un solo día. Su rango de potencia no cubre a todas las graduaciones y son las recomendadas para los usuarios que no las van hacer servir más de tres días a la semana.

Son lentillas muy cómodas y muy higiénicas, posiblemente sean las mejores.

  • Mensuales: Es la opción más vendida, con un mes de duración desde que se abren. Cubren casi todas las graduaciones y su mantenimiento es muy sencillo.
  • Anuales: Cada vez se usan menos, cubren todas las graduaciones pero son menos higiénicas y su mantenimiento es más complicado y más caro.

En la actualidad no tiene sentido usar anuales a no se que la córnea tenga unos parámetros fuera de lo común.

Luego también existen unas lentillas rígidas cuyo uso en España se limita a usuarios con problemas de queratocono. Son lentillas duras y por lo tanto, su inicio es muy dificultoso. Pero son realmente buenas desde la óptica.

Lentillas de contacto: Consejos

Con una graduación normal, la opción más aconsejada serán las lentillas mensuales. Hay de diferentes materiales, pero si quieres usarlas demasiadas horas, debes elegir las del material con silicona.

Y si se secan o se ensucian, la mejor elección serán las lentes de contacto con material proclear.
[ratingwidget]