Las lentillas tienen que ser reemplazadas teniendo en cuenta las indicaciones del fabricante. No todas las lentillas tienen el mismo material y por supuesto, tampoco duran el mismo tiempo.

El usuario de lentillas tiene que seguir el reemplazo programado por su óptico. En la adaptación, el profesional de la visión debe recomendar las mejores lentillas basándose en su criterio sobre las necesidades y el estilo de vida de su paciente.

Lentillas: Tipos de reemplazo

Las lentillas, dependiendo de su reemplazo pueden ser: diarias, quincenales, mensuales, trimestrales y anuales. Hay otras que pueden durar varios años como las Rígidas Permeables a los gases, pero ya estamos hablando de una lentilla dura y muy poco usada debido a sus frecuentes problemas.

Sin embargo, independientemente del reemplazo, es muy importante cumplirlo para minimizar al máximo las posibilidades de sufrir algún tipo de problema.

Ventajas de cumplir el reemplazo en las lentillas

  • Confort: El cumplimiento del programa de reemplazo, independientemente de la modalidad, se asocia con una mayor comodidad y mejor visión al final del día. Cuando reemplace las lentillas de acuerdo con su agenda, tendrá menos probabilidades de sentir un malestar debido a la acumulación de lípidos, proteínas y microorganismos.
  • Reduce el riesgo de infección: La falta de higiene en las lentillas, así como un reemplazo incorrecto, puede contribuir al desarrollo de infecciones como la queratitis microbiana.
  • Mejor visión: Si un paciente limpia y reemplaza correctamente sus lentillas, tiene muy pocas posibilidades de tener una mala visión provocada por la acumulación de depósitos.

Tenga en cuenta que siguiendo los consejos o recomendaciones de los profesionales de la visión, no tendrá apenas riesgo de sufrir ninguna complicación, ni si quiera leve.

Mientras que si las usa sin tener en cuenta ni lo más mínimo, antes o temprano podrá desarrollar algún problema grave, capaz incluso de provocar una perdida de visión irreversible.

[ratingwidget]