De colores

Mostrando todos los resultados (7)

Las lentillas de colores sirven para modificar de manera natural, el verdadero color de los ojos. Son lentillas blandas con la parte central transparente y la periferia del color elegido.

Pueden variar ligeramente su resultado cuando son colocadas en ojos muy oscuros. Por eso, en personas con los ojos marrones o negros, sería más recomendable el uso de colores más opacos como el gris fuerte o el azul intenso, ya que si se colocan unas de color brillante, la opacidad del ojo va a superar al de la lentilla y el resultado va a ser decepcionante, resaltando el color casi nada.

Lentillas de colores: Tipos

Las más vendidas son las grises y las verdes, por lo que podemos suponer que estos colores son los más naturales cuando están dispuestos sobre iris oscuros.

Para mi gusto, el gris es el más natural y el verde es el más llamativo. El azul suele quedar un poco falso.


Las más utilizadas son las grises, las verdes y las azules. Hay también lentes de contacto sin el circulo de la pupila dibujado y no se suelen vender demasiado, pues suelen quedar más falsas que las que llevan la pupila delimitada.

¿Cómo usar las lentes de contacto de color?

Se clasifican según el reemplazo: diario, mensual y anual.

Las diarias son las mejores para las personas que no las van a usar todos los días pero con el inconveniente de que al ser más finas, son más difíciles de colocar en el ojo y además, son menos intensas por lo que en ojos oscuros no suelen quedar bien.

Las lentillas mensuales representan la mejor opción, tanto por el precio como por el color conseguido.

Mientras que las anuales, yo no las recomiendo ya que no se pueden limpiar en profundidad. Y las anuales lo necesitan. Las anuales perderían el color si se limpiaran con peróxido, algo fundamental en el uso correcto de las lentillas anuales.

Lentillas de colores graduadas:

Se pueden graduar y cubren un amplio rango de graduaciones.

Si tenéis hipermetropía, miopía o astigmatismo no os precupéis, las lentillas de colores las fabrican para prácticamente todas las graduaciones.
Sirven para modificar de manera natural, el verdadero color de los ojos. Son lentillas blandas con la parte central transparente y la periferia del color elegido.

En personas con los ojos marrones o negros, sería más recomendable el uso de colores más opacos como el gris fuerte o el azul intenso, ya que si se colocan unas de color brillante, la opacidad del ojo va a superar al de la lentilla y el resultado va a ser decepcionante, resaltando el color casi nada.

Las más vendidas son las grises y las verdes, por lo que podemos suponer que estos colores son los más naturales cuando están dispuestos sobre iris oscuros.

Para mi gusto, el gris es el más natural y el verde es el más llamativo. El azul suele quedar un poco falso.

Las más utilizadas son las grises, las verdes y las azules. Hay también lentillas de colores sin el circulo de la pupila dibujado y no se suelen vender demasiado, pues suelen quedar más falsas que las que llevan la pupila delimitada.

Las lentillas diarias son las mejores para las personas que no las van a usar todos los días pero con el inconveniente de que al ser más finas, son más difíciles de colocar en el ojo y además, son menos intensas por lo que en ojos oscuros no suelen quedar bien.

Las lentillas de colores mensuales representan la mejor opción, tanto por el precio como por el color conseguido.

Mientras que las anuales, yo no las recomiendo ya que no se pueden limpiar en profundidad.

Las lentillas de colores se pueden graduar y cubren un amplio rango de graduaciones.

Si tenéis hipermetropía, miopía o astigmatismo no os precupéis, las lentillas de colores las fabrican para prácticamente todas las graduaciones.

Las lentillas de color se comercializan para cumplir el sueño de cambiar la imagen de nuestros ojos. Ahora podemos elegir nuestra mirada, a nuestro gusto.

Pueden ser diarias, mensuales o anuales. Y de cualquier color que imaginemos: Azules, grises, verdes, marrones…

Lentillas de color: Tipos

Las diarias solo duran un día. Son las recomendables para las personas que no las van a usar todos los días, aunque su gran problema es que al ser muy finas, su color no resalta lo suficiente.

Las mensuales son las más vendidas y por lo tanto, las que mejor resultado logran. Hay de muy diferentes colores y su mantenimiento simplemente consiste en guardarlas en un botecito lleno de solución única.

Y las lentillas anuales no se recomiendan ya que por el color, no se pueden limpiar con los productos necesarios. Por lo tanto, mejor evitar las anuales por higiene.

Y recordar que todas estas lentes de contacto se pueden pedir con graduación, hasta para las personas que tienen astigmatismo.

Lentillas de color: Recomendaciones

Antes de usar el usuario debe de realizar pruebas con un profesional de la visión para conocer si es apto para llevar lentillas sin ningún problema. Además de aprender a usarlas.

Las lentes de contacto con una adaptación correcta, no pueden producir daños sobre la córnea. Si se usan con responsabilidad y con una higiene correcta, es imposible que puedan aparecer problemas.

Las lentillas de color pueden corregir la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo pero nunca pueden ser sustitutas de las gafas, ya que los ojos necesitan descansar. La córnea (lo transparente del ojo) necesita conseguir el oxígeno del exterior y si colocamos una lentilla durante muchas horas, podemos comprometer el buen funcionamiento de la fisiología del globo ocular.

Y eso si, es recomendable no usar sino se tiene más de 16 años.