MONTURAS DE GAFAS

Las monturas de gafas pueden ser de diferentes materiales, aunque las más comunes suelen ser de metal o pasta. Además, sus formas varían no solo por marca, sino también por temporada.

Para las personas que tienen altas graduaciones, se recomiendan gafas de pasta para intentar esconder el grosor de los cristales y así mejorar la estética. Además, al tener más superficie de contacto entre las monturas y la cara, reparten de mejor manera el peso y así logran una mayor comodidad.

Las metálicas son las preferidas de los clientes que no le gustan las gafas y buscan algo discreto para no modificar sus fracciones faciales.

Otras usadas pueden ser las inyectadas, las de titanio, las de silicona…

Monturas de gafas específicas:

Las gafas de silicona se usan en los más pequeños, ya que son totalmente flexibles y así consiguen una adaptación perfecta en cualquier bebe sin riesgo de rotura.

Las monturas constituidas por titanio son irrompibles, hipoalérgicas y muy ligeras. Normalmente no tienen frontal, llevando los cristales solo sujetos por las varillas.

Tienen un público escaso pero muy recurrente ya que son muy cómodas. Su desventaja es que no suelen estar dentro de las corrientes de la moda.

El material de inyectado es el más barato. Se suele usar en las gafas de promoción o de regalo, y es como si fuera una pasta muy poco pesada.  No son recomendables ya que se rompen con facilidad por su imposibilidad a moldearse.

Formas para las monturas de gafas:

Los expertos en estética afirman de que una buena elección en la forma depende en gran medida de los rasgos faciales del cliente.

Ellos aconsejan monturas circulares sobre rostros angulosos, y formas cuadradas sobre caras redondeadas. Los comerciantes suelen establecer las gafas cuadradas para los hombres y las redondeadas para las féminas. Aunque todo es muy relativo dentro del mundo de la moda.
[ratingwidget]