Optometría geriátrica

Optometría geriátrica

Optometría geriátrica se basa en la búsqueda de soluciones para la salud visual del paciente y, cómo no su aspecto general, van dirigidos a la población de “La Tercera Edad”.

Los ópticos optometristas, al igual que la mayoría de los campos de la ciencia, tenemos la enorme ventaja de que en nuestra profesión no haya ningún resquicio para el aburrimiento.

Cada paciente que entra en nuestro centro, es un mundo que se abre ante nosotros y ante nuestra profesión en general (siempre podremos compartir casos y puntos de vista).

Yo que trabajo en un medio Rural, creo que los estudios sobre todo a nivel clínico, deberían dirigirse más que ahora a esta población; es posible que sea la más comercial, o sí, ya que, tanto España como la sociedad occidental en general, tienden al envejecimiento.

Por lo tanto, la optometría geriátrica será fundamental.

Opinión de un OO sacada de Cnoo.

¿Por qué es importante la Optometría geriátrica?

En todo el mundo, la Optometría está expandiendo su ámbito de práctica en muchas jurisdicciones.

La campaña para utilizar agentes farmacéuticos terapéuticos (APT) está en curso en la mayoría de los países y los optometristas están cada vez más involucrados en el manejo conjunto del glaucoma y las complicaciones oculares de la diabetes, interactuando con especialistas sistémicos y oftálmicos.

Los optometristas continúan definiendo su papel como miembros del equipo de atención médica, sirviendo como especialistas en atención postoperatoria después de cirugías refractivas y de cataratas.

Además, el óptico continúa siendo líder en el cuidado pediátrico de los ojos y en la investigación oftalmológica pediátrica, incluyendo el trabajo con niños con discapacidades de aprendizaje y niños con necesidades especiales (desafíos múltiples).

Si bien la baja visión, las lentes de contacto y la ortóptica (entrenamiento visual/visión binocular) siguen siendo elementos básicos del dominio tradicional, no deben ignorarse a expensas de un nuevo crecimiento.

Incluso mientras luchamos, algunos se preguntan:

¿es el momento adecuado para que la Optometría comience a reconocer sus propias subespecialidades?

Aunque todos los optometristas se gradúan como proveedores de atención oftalmológica primaria, a medida que la profesión se expande, los profesionales de interés especial han reivindicado áreas de especialización como especialistas en visión deportiva, especialistas en rehabilitación de la visión, especialistas en neurooptometría, etc.

Así como la medicina, y luego la oftalmología ante nosotros, subdisciplinas reconocidas, ¿debería madurar la optometría por un camino similar?

La optometría geriátrica es, quizás, la subespecialidad más reciente de la Optometría.

No es necesario recordar a los lectores el envejecimiento de la población en la mayoría de los países desarrollados y en vías de desarrollo y el aumento de las necesidades de cuidado ocular que se producirán.

Si bien una gran proporción de la población de edad mantiene una vida activa y saludable durante muchos años, hay un porcentaje que requiere más atención de la salud, incluida la oftalmológica.

El cuidado de los ojos sigue siendo insuficiente en los asilos de ancianos, y la tasa de discapacidad visual es de 3 a 30 veces mayor en comparación con la de los adultos que viven en la comunidad.

El cincuenta y siete por ciento de esta población tiene discapacidad visual (VA <6/12)2 y la agudeza visual de cerca es a menudo peor que la de lejos (lo que indica que la corrección de las gafas podría mejorarse).

Hasta un 94% de los pacientes con demencia en hogares de ancianos necesitan gafas para la miopía o la presbicia, pero sólo el 31% de ellos puede estar usando las gafas adecuadas.

Por lo tanto, los ancianos frágiles son un segmento particular de esta población que se está deslizando a través de las grietas.

Sin embargo, muchas de las condiciones encontradas en esta población son tratables.

La discapacidad visual está asociada con muchas consecuencias negativas en los ancianos.

Esto incluye una peor situación económica, una peor salud física y mental, un mayor aislamiento social y un menor apoyo social.

La degeneración macular relacionada con la edad se asocia con un mayor estrés visual y un aumento de las dolencias musculoesqueléticas.

La visión deficiente es un factor predictivo importante de las caídas, con una agudeza visual deficiente, una sensibilidad de contraste, una estereopsis y una deficiencia visual que aumentan la frecuencia con que se pierde el equilibrio y la degeneración de la coordinación como resultado de la disminución de la orientación espacial y la conciencia.

Curiosamente, la Evaluación de la Escala de Caídas Morse, que es un instrumento estandarizado utilizado para la entrada en algunos entornos hospitalarios, no incluye ninguna pregunta sobre la visión.

Las caídas en la población de la tercera edad son motivo de gran preocupación, ya que resultan en un mayor riesgo de morbilidad, mortalidad, mayor dependencia y un mayor costo para el sistema de salud.

Se recomienda la evaluación de la visión como parte de los programas de prevención de caídas por un especialista en Optometría geriátrica.

Añade tu comentario

Pago Seguro

Precio Mínimo

Envío Gratis