Orzuelos: Tratamiento

Orzuelos

Los orzuelos son la consecuencia de una infección bacteriana aguda de una o más glándulas palpebrales. Consisten en una lesión inflamada y dolorosa.

El Staphilococcus aureus actúa frecuentemente como agente etiológico de los orzuelos. Provocando una infección estafilocócica focal y aguda de las glándulas de Zeiss, Möll o Meibomio.

Presentan características de la inflamación (dolor, calor, rubor, así como tumor). La mayoría de las veces se resuelven incluso sin tratamiento, pero puede evolucionar a la formación de un absceso que drene a la piel de forma espontánea.

Pueden asociarse con blefaritis estafilocócica crónica. En la exploración aparece una tumefacción inflamada y dolorosa del borde palpebral que protuye en sentido anterior a través de la piel. En algunas ocasiones puede aparecer mas de una lesión a lo largo del borde palpebral.

Orzuelos: Sígnos

Clínicamente se presentan como un nódulos doloroso con un núcleo central de pus.

En el orzuelo externo se afectan las glándulas de Zeis o de Moll, y aparece en el borde del párpado.

En el orzuelo interno se afectan las glándulas de Meibomio.

Normalmente sólo se ponen de manifiesto mediante la eversión del párpado, y generalmente se acompañan de una reacción más intensa, como una conjuntivitis o una quemosis de la conjuntiva bulbar.

Pueden presentar también seudoptosis e hinchazón de los ganglios linfáticos preauriculares.

Orzuelos: Tratamiento

Las pomadas oftálmicas de antibióticos y la aplicación de calor seco (lámpara de infrarrojos) curan rápidamente las lesiones.

Además, se pueden utilizar pomadas antibióticas.

En ocasiones es necesaria una evacuación quirúrgica.

Si recidivan con frecuencia, se pensará en la posibilidad de una blefaritis difusa de base o de patología sistémica asociada, como la diabetes.

Después de la erupción y drenaje del pus, los síntomas desaparecen rápidamente.

El pronóstico es bueno. Se debe excluir una enfermedad interna subyacente en los casos en que los orzuelos recurran frecuentemente.

¿Son contagiosos los orzuelos?

Debido a que hay una infección con una bacteria que causa la inflamación, un orzuelo puede ser contagioso.

Cualquiera que toque el párpado inflamado y no se lave las manos después puede transmitir los gérmenes, por ejemplo en superficies como manijas de puertas o toallas.

Síntomas: ¿Cómo se reconoce?

Un orzuelo externo conduce inicialmente a un pequeño bulto inflamatorio enrojecido en el borde exterior del párpado, que puede ser muy doloroso.

El bulto está lleno de pus, lo que causa una desagradable sensación de tensión.

Si se trata de un orzuelos interior, todo el párpado puede hincharse tanto que el ojo ya no es visible.

A menudo, después de un tiempo, los orzuelos se abren solos y sale el pus acumulado.

La inflamación retrocede y se cura. En la mayoría de los casos, el orzuelo es inofensivo.

Sin embargo, si la inflamación se extiende, puede extenderse a la conjuntiva, al ojo y también a la cuenca del ojo.

Si durante la infección se produce una sensación general de enfermedad, dolor de cabeza, fiebre o inflamación de los ganglios linfáticos, los afectados deben consultar inmediatamente a un oftalmólogo.

¿Cómo diagnostica el médico los orzuelos?

Aunque los signos son característicos y, por lo tanto, un orzuelo es, en principio, fácil de reconocer, es aconsejable, sin embargo, consultar a un oftalmólogo.

Porque puede haber otras enfermedades oculares detrás de los síntomas. Lo mismo ocurre si la inflamación se extiende y los síntomas aumentan.

Si el lado interno del párpado está inflamado, los signos no suelen ser tan claros.

A menudo sólo hay una ligera hinchazón dolorosa del párpado al principio. El oftalmólogo examina el párpado afectado para identificar el foco de la inflamación.

Si se produce conjuntivitis además o como resultado, es necesario realizar más exámenes.

Cualquier persona que contraiga con frecuencia los orzuelos debe consultar a un médico, ya que enfermedades como la diabetes mellitus o un sistema inmunológico debilitado pueden favorecer la infección.

Terapia: ¿Cómo se puede tratar el párpado inflamado?

Por lo general, un orzuelo no es complicado, ya que se abre espontáneamente y se cura por sí solo.

El calor (por ejemplo, la irradiación de luz roja) puede acelerar un poco este proceso, ya que el orzuelo se abre más rápidamente debido al calor y el pus puede drenar más fácilmente.

Para evitar que la infección se extienda, el oftalmólogo puede recetar pomadas o gotas para los ojos que contengan antibióticos.

Las glándulas internas de Meibom son más grandes que las glándulas externas ubicadas en el borde del párpado.

Esto significa que la hinchazón y la inflamación suelen ser más pronunciadas en el interior que en el exterior.

El orzuelo interior debe tomarse más en serio porque puede extenderse más rápidamente hacia la conjuntiva, la piel o la cuenca de los ojos.

Por consiguiente, también puede ser necesario que un oftalmólogo prescriba antibióticos en forma de comprimidos, además de gotas y pomadas antibióticas para los ojos.

Si el pus no fluye por sí mismo y el dolor de la presión en el párpado inflamado aumenta, un oftalmólogo debe abrir los orzuelos bajo anestesia local.

Importante: ¡No intente abrir el orzuelo usted mismo aplicando presión o usando objetos puntiagudos! Esto puede agravar la infección y retrasar la curación.

Si usa lentes de contacto, no debe usarlos.

Los usuarios de lentes de contacto deben consultar a un oftalmólogo antes de volver a ponérselas.

Las medidas especiales de limpieza de las lentes son esenciales para prevenir el daño a la córnea.

Añade tu comentario

Pago Seguro

Precio Mínimo

Envío Gratis