orzuelos

Los orzuelos son la consecuencia de una infección bacteriana aguda de una o más glándulas palpebrales. Consisten en una lesión inflamada y dolorosa.

El Staphilococcus aureus actúa frecuentemente como agente etiológico de los orzuelos. Provocando una infección estafilocócica focal y aguda de las glándulas de Zeiss, Möll o Meibomio.

Presentan características de la inflamación (dolor, calor, rubor, así como tumor). La mayoría de las veces se resuelven incluso sin tratamiento, pero puede evolucionar a la formación de un absceso que drene a la piel de forma espontánea.

Pueden asociarse con blefaritis estafilocócica crónica. En la exploración aparece una tumefacción inflamada y dolorosa del borde palpebral que protuye en sentido anterior a través de la piel. En algunas ocasiones puede aparecer mas de una lesión a lo largo del borde palpebral.

Orzuelos: Sígnos

Clínicamente se presentan como un nódulos doloroso con un núcleo central de pus. En el orzuelo externo se afectan las glándulas de Zeis o de Moll, y aparece en el borde del párpado.

En el orzuelo interno se afectan las glándulas de Meibomio. Normalmente sólo se ponen de manifiesto mediante la eversión del párpado, y generalmente se acompañan de una reacción más intensa, como una conjuntivitis o una quemosis de la conjuntiva bulbar. Pueden presentar también seudoptosis e hinchazón de los ganglios linfáticos preauriculares.

Orzuelos: Tratamiento

Las pomadas oftálmicas de antibióticos y la aplicación de calor seco (lámpara de infrarrojos) curan rápidamente las lesiones.

Además, se pueden utilizar pomadas antibióticas. En ocasiones es necesaria una evacuación quirúrgica. Si recidivan con frecuencia, se pensará en la posibilidad de una blefaritis difusa de base o de patología sistémica asociada, como la diabetes.

Después de la erupción y drenaje del pus, los síntomas desaparecen rápidamente. El pronóstico es bueno. Se debe excluir una enfermedad interna subyacente en los casos en que los orzuelos recurran frecuentemente.
[ratingwidget]