astigmatismo
El astigmatismo es, de todos y cada uno de los defectos visuales que precisan lentes de corrección, el más bien difícil de entender. Los miopes ven mal de lejos, los hipermétropes de cerca ¿y los astígmatas?

Puesto que los astigmatas pueden ver mal de lejos o bien de cerca, mas no de una manera uniformemente desenfocada. En dependencia del género de astigmatismo que se tenga, los síntomas del usuario pueden ser similares a los de la miopía, hipermetropía e inclusive a los dos al unísono.

La miopía se genera cuando los rayos de luz que entran mediante la pupila no llegan a la retina, que es la capa que entapiza el fondo del ojo y donde se proyectan las imágenes que el cerebro interpreta. Este fallo refractivo se corrige con el empleo de lentes cóncavas, más gruesas en los bordes que en el centro. Estas lentes dejan que la luz se enfoque en la retina, mejorando la agudeza visual del usuario.

La hipermetropía tiene sitio cuando los rayos de luz se enfocan tras la retina. Como consecuencia, los objetos que se hallan en la visión próxima, se difuminan. Esta complejidad de enfoque se soluciona a través de el empleo de una lente convexa (más gruesa en el centro y más delgada en los bordes). De esta forma, los rayos refractan más cerca y dejan al usuario una mejor agudeza visual.

Las personas que sufren presbicia tienen asimismo contrariedades para poder ver bien los objetos próximos mas esto no se debe a un inconveniente determinado genéticamente, sino más bien al “cansancio” de los ojos tras haber efectuado sacrificios de enfoque a lo largo de muchos años. Por tal razón, la presbicia asimismo se conoce como “vista cansada”. Del mismo modo que ocurre con los hipermétropes, los présbitas precisarán lentes convexas para solucionar sus contrariedades de enfoque.

La palabra “astigmatismo” viene de la unión de las palabras griegas “sin” y “punto”, es decir: sin foco. Si bien este defecto refractivo puede estar causado por diferentes causas, lo normal es que esté determinado por una pequeña deformidad, inapreciable, de la superficie de la córnea, que genera una refracción diferente entre 2 meridianos oculares, impidiendo un enfoque claro de los objetos. Esto causa que la luz no pueda localizar un solo foco en la la retina, lo que genera como resultado una imagen turbia. Por tal razón, las personas astígmatas pueden tener inconvenientes visuales afines a los de los miopes y/o los hipermétropes. La manera más frecuente de corregir el astigmatismo es utilizando lentes cilíndricas. En dependencia de de qué manera sea, se pueden emplear asimismo lentes convexas o bien cóncavas.

¿Cuánto astigmatismo tengo?

Una dioptría es la unidad de medida usada en óptica que señala la graduación de la lente o bien, lo que es exactamente lo mismo, la capacidad de refracción que tiene y la cantidad de desenfoque visual de cada ojo que puede compensar. En la tarjeta de autenticidad de tus lentes orgánicas, aparecen 3 números que designan las dioptrías que tienes.

El primer número hace referencia a la cantidad de miopía o bien hipermetropía. El signo negativo (-) señala miopía y el positivo (+) hipermetropía.
El segundo, la cantidad de astigmatismo; puede ser miópico (-) o bien hipermetrópico (+).
El tercero la orientación del cilindro. Esto es, su eje en grados.

Cuando el usuario es présbita, en la receta puede aparecer otro valor que es el de la adición. Señala la cantidad en dioptrías que hay que agregar a nuestra graduación para ver asimismo adecuadamente en cerca. Las lentes progresivas, por servirnos de un ejemplo, la tienen.

El astigmatismo puede ser:

  1. Bajo: Mayor de 0,25 dioptrías y menor de 1.
  2. Medio: Mayor o bien igual a 1 dioptría y menor de tres.
  3. Alto: Mayor o bien igual a tres dioptrías.

Curiosidades sobre el astigmatismo

Es un fallo refractivo que, generalmente, se transmite de forma innata.

La mayor parte de los miopes y también hipermétropes (ochenta-ochenta y cinco por ciento ) tienen algún grado de astigmatismo que, en la mayor parte de los casos, es leve.

Los astigmatismos de hasta media dioptría acostumbran a ser asintomáticos.

Los astigmatismos esenciales (de 2 dioptrías o bien superiores) que no se corrigen generan frecuentemente cefaleas y sensación de mareo.

Es esencial comprobar la vista a los pequeños puesto que, el astigmatismo en un ojo puede ser compensado con la visión del otro, dando apariencia de normalidad y complicando el inconveniente.