peróxido de hidrógeno

Las soluciones de mantenimiento, juegan una parte importante en el éxito de la portabilidad de las lentes de contacto.

Con el uso, hay diversos factores que hacen que las lentes de contacto se vayan contaminando, como por ejemplo algunos componentes de la lágrima como proteinas y lípidos, factores contaminantes del medio ambiente, maquillaje e incluso una mala ó inadecuada manipulación por parte del usuario.

La finalidad de los sistemas de mantenimiento de las lentes de contacto, es reducir al máximo todos estos factores contaminantes y asegurar una mayor seguridad, comodidad y visión al usuario.

  • LIMPIEZA:

Generalmente suele ser mecánica, frotando la lente con la yema del dedo sobre la palma de la mano; estas soluciones, llevan generalmente limpiadores de superficie aparte de otros componentes como alcoholes o isopropiles que aparte de eliminar los residuos superficiales, eliminan también algunas bacterias.

  • ACLARADO:

Se suele hacer con solución salina ó suero fisiológico y es un paso también importante, porque aparte de eliminar los residuos superficiales de la lente, elimina también cualquier resto de producto limpiador haciendo que la inserción de la lente sea mucho más cómoda.

  • DESINFECCIÓN:

Podríamos decir, que este es quizá el paso más importante.

Cuando las lentes están en el estuche, la misión del desinfectante es mantenerlas libres de microbios, a la vez que humectarlas. El no hacer bien este paso aumenta la probabilidad de queratitis microbianas.

  • ESTERILIZACIÓN:

Los más comunes son los métodos térmicos, que eliminan cualquier microorganismo vivo incluido las esporas en unos 30 minutos y a temperaturas entre 115-120º, pero es un método que ya no se suele utilizar debido a los nuevos materiales y al aumento del uso de lentes desechables.

  • TABLETAS ENZIMÁTICAS:

Uno de los componentes que la lágrima vierte sobre las lentes de contacto son las proteínas; éstas, atraviesan la lente y se adentran en ella; con el tiempo, se van desnaturalizando creando depósitos en la lente y haciendo que la comodidad y la visión se reduzcan.

Las tabletas enzimáticas, contienen unas enzimas que rompen las uniones que hay entre las moléculas de las proteínas eliminándolas de la lente.

Esta limpieza, hay que hacerla de forma regular porque una vez que las proteínas se desnaturalizan, esta enzima ya no puede romper las uniones que hay entre ellas.

Hoy en día y debido al aumento de lentes desechables, es un producto que ya no se utiliza mucho y que además está siendo sustituido por soluciones únicas que llevan incorporados agentes que disgregan las proteínas.

  • PERÓXIDO DE HIDRÓGENO:

Sistemas de peróxido de hidrógeno al 3% que no lleva conservantes; los hay de dos pasos (paso 1 desinfección y paso 2 neutralización), aunque por comodidad y seguridad (si el paciente se olvida del paso 2, el ojo sufre quemaduras), ya suelen ser de un sólo paso.

La ventaja es que es un desinfectante muy eficaz, pero no hay que olvidarse de poner la pastilla neutralizadora y en los que llevan discos, a veces hay que cambiarlos antes de tiempo ya que el disco se va desgastando y puede provocar pequeñas quemaduras.

  • LAGRIMA ARTIFICIAL Ó SOLUCIONES HUMECTANTES:

Productos que ayudan a personas con poca lágrima a estar algo más cómodos con ellas en situaciones de ambiente seco (calefacción, aire acondicionado…etc). Los hay en bote ó bien en monodosis.

  • SISTEMAS DE MANTENIMIENTO PARA LENTES SEMIRÍDAS:

Generalmente se utilizan soluciones de mantenimiento acondicionadoras, que se aplican antes de la inserción de las lentes actuando como lubricante entre lente y cornea mejorando la inserción de la lente en el ojo y limpiador, aparte también de tabletas o limpiadores enzimáticos.

  • AGUA DEL GRIFO:

Hoy en día, aún hay muchos usuarios de lentes de contacto, sobre todo de semirígidas que aclaran sus lentes antes de ponérselas con agua del grifo; es importante advertirles que las lentes semirígidas son también susceptibles de contaminarse por Acanthamoeba.

  • ESTUCHES:

No podemos olvidarnos del lugar donde descansan las lentes de contacto mientras no las llevamos puestas; los estuches deben estar siempre limpios y ser reemplazados con frecuencia; Hoy en día la mayoría de los líquidos llevan incorporados un estuche para que el paciente lo cambie con frecuencia, por tanto ya no solemos encontrarnos con mucha frecuencia estuches muy sucios como pasaba hace unos años.
[ratingwidget]