ordenador

La visión con la vuelta al trabajo se enfrenta de nuevo a un gran número de horas diarias frente a la pantalla, lo que, a menudo, origina fatiga visual.

Las vacaciones se han acabado y volvemos de nuevo a la rutina, que, en muchos casos, implica pasar muchas horas diarias frente a la pantalla del ordenador, ya sea en el trabajo, en casa o en los centros de enseñanza.

El ordenador nos obliga a tener una visión fija durante largos periodos de tiempo y a parpadear con menos frecuencia de lo normal, lo que, unido al aire seco de las oficinas, puede provocar síntomas de incomodidad al final de la jornada, entre los que se encuentran:

  • Irritación ocular.
  • Fatiga visual.
  • Visión borrosa
  • Sequedad.
  • Cefaleas.
  • Dolor de cuello y de hombros.

Visión y sus síntomas

Este conjunto de síntomas recibe el nombre de Síndrome Visual Informático, que, según algunos estudios, afecta a alrededor del 90 por ciento de las personas que utilizan el ordenador más de tres horas seguidas al día. La mayoría de los síntomas visuales son sólo temporales y se dejan de notar al apagar el ordenador, aunque algunas personas pueden ver reducidas sus habilidades visuales, experimentando visión borrosa, incluso después de dejar de trabajar.

El Síndrome Visual Informático se produce porque los ojos realizan un mayor esfuerzo delante de una pantalla que frente a la página de un libro o revista, debido a factores como la definición de los caracteres, el reducido nivel de contraste, la presencia de deslumbramientos y reflejos en el monitor, las distancias y ángulos de trabajo, etc.

Consejos para mejorar la visión

  1. Haz pausas de quince minutos cada dos horas para que la visión descanse. Asimismo, asómate por la ventana cada veinte minutos o dirige la mirada al infinito durante unos segundos para variar la distancia de enfoque.
  2. Parpadea con regularidad, ya que esto evitará la sequedad ocular.
  3. Utiliza un humidificador o aplícate gotas humectantes cuando sea necesario.

[ratingwidget]